Las técnicas de aprendizaje cooperativo informales.

Las técnicas de aprendizaje cooperativo informal presentan las siguientes características:

  • Son técnicas muy estructuradas, en las que se establece claramente lo que los alumnos deben hacer en cada momento.
  • Se dirigen a la consecución de metas concretas, de corto plazo.
  • Ponen en marcha procesos cognitivos muy definidos.
  • Son de corta duración (pueden alargarse desde unos minutos a una sesión).
  • Requieren un nivel de destrezas cooperativas relativamente bajo, en la medida en que el trabajo se basa en una dinámica muy estructurada.
  • Se suelen diseñar para grupos pequeños (parejas, tríos, cuartetos), por lo que el nivel de interacciones que deben manejar los estudiantes es bajo.

Todas estas características hacen de las técnicas de aprendizaje cooperativo informal un camino ideal para empezar a trabajar en equipo en el aula. De igual modo, ofrecen la oportunidad de articular dinámicas de trabajo más complejas a partir de la combinación de algunas de ellas.
A la hora de utilizar las técnicas cooperativas informales resulta conveniente tener en cuenta algunas pautas de actuación:

  • Incorporar una técnica cada vez y utilizarla de forma sistemática durante cierto tiempo (una semana, quince días), hasta que podemos ver que los alumnos la han interiorizado. En ese momento, podemos introducir otra y la combinamos con la anterior.
  • Describir con claridad y precisión la labor que se propone.
  • Requerir a las parejas/grupos la producción de un resultado específico.
  • Evaluar de forma formal o informal este producto.
  • Elige al azar unas cuantas parejas/grupos para que expongan su trabajo en clase.
  • Moverse por la clase y controlar el desarrollo de la actividad.


Para facilitar la incorporación de las técnicas de aprendizaje cooperativo informal en la dinámica habitual del aula, las presentaremos tomando como referencia las tareas y procesos que permiten desarrollar. La gran mayoría de estos procesos o tareas, se realizan habitualmente en nuestras aulas; otros, aunque no son tan usuales, deberían serlo si buscamos que los alumnos construyan aprendizajes significativos.

De esta forma, recogeremos técnicas específicas para:

  • Activar conocimientos previos,
  • Orientar hacia los contenidos,
  • Presentar contenidos,
  • Promover la comprensión de las explicaciones,
  • Asegurar la comprensión de la labor propuesta,
  • Planificar el trabajo,
  • Leer de forma comprensiva,
  • Responder a preguntas, problemas y ejercicios,
  • Resolver situaciones-problema,
  • Generar ideas
  • Escribir varios tipos de texto.
  • Utilizar estrategias para organizar y elaborar información.
  • Realizar trabajos o proyectos de investigación.
  • Aclarar dudas y corregir errores.
  • Organizar debates y controversias.
  • Sintetizar y recapitular lo aprendido.
  • Estudiar y repasar.
  • Reflexionar sobre el propio aprendizaje.
  • Promover la transferencia y aplicación de lo aprendido.

De esta forma, se nos presenta una muy buena oportunidad para mejorar las situaciones de aprendizaje, aprovechando las grandes posibilidades que nos ofrece la interacción social.

(Visited 888 times, 1 visits today)