La Taxonomía de Bloom es una herramienta pedagógica ampliamente utilizada en la educación para clasificar los objetivos de aprendizaje en diferentes niveles cognitivos. Fue desarrollada por Benjamin Bloom y sus colegas en la década de 1950 y ha sido revisada y actualizada en varias ocasiones. La Taxonomía de Bloom consta de seis niveles cognitivos diferentes que se organizan en orden jerárquico, lo que significa que cada nivel de pensamiento está construido sobre el nivel anterior. Es una herramienta útil para los docentes al establecer objetivos de aprendizaje claros para los estudiantes y diseñar actividades de aprendizaje y evaluación efectivas. Permite clasificar los objetivos de aprendizaje en diferentes niveles cognitivos, proporcionando una estructura clara para la planificación de actividades y la evaluación del aprendizaje.

Cuando se trata de trabajos competenciales en la educación primaria, la Taxonomía de Bloom se puede aplicar de la siguiente manera:

Conocimiento: Los estudiantes pueden ser desafiados a recordar y comprender información clave sobre conceptos básicos. Por ejemplo, identificar los componentes de una planta y describir sus funciones.

Comprensión: Los estudiantes pueden demostrar su comprensión al explicar cómo ocurre un fenómeno o resumir la trama de una historia.

Aplicación: Los trabajos competenciales podrían requerir que los estudiantes apliquen sus conocimientos en situaciones prácticas, como resolver problemas matemáticos o diseñar soluciones creativas para desafíos cotidianos.

Análisis: Los estudiantes podrían analizar patrones en datos, identificar las partes y funciones de un objeto y realizar comparaciones entre diferentes elementos.

Síntesis: Los estudiantes podrían trabajar en proyectos donde necesitan combinar información de diferentes fuentes para crear presentaciones, informes o proyectos artísticos.

Evaluación: Los estudiantes podrían evaluar opciones en situaciones hipotéticas y justificar sus decisiones basadas en el conocimiento y el razonamiento.

La aplicación de la Taxonomía de Bloom en trabajos competenciales en la educación primaria permite a los estudiantes desarrollar habilidades cognitivas y competencias clave mientras progresan a través de los diferentes niveles de complejidad. Esto fomenta un aprendizaje más profundo y un enfoque en la comprensión, la aplicación y la transferencia de conocimientos a situaciones del mundo real.


Los procesos cognitivos en la propuesta de Bloom

Los procesos cognitivos de la Taxonomía de Bloom incluyen la adquisición de conocimientos, la comprensión del significado de la información, la aplicación de la información a situaciones específicas, el análisis de la información en sus componentes, la síntesis de información para crear algo nuevo y la evaluación de la calidad de la información o la solución de un problema. Estos procesos se utilizan para facilitar el aprendizaje y la comprensión de la información en una variedad de contextos educativos y profesionales.


Comprensión lectora significativa con la Taxonomía de Bloom

La Taxonomía de Bloom mejora de la comprensión lectora significativa porque se enfoca en la comprensión profunda de los conceptos. La comprensión lectora significativa implica la capacidad de relacionar la información leída con el conocimiento previo, construir significado a partir de la información y aplicar el conocimiento adquirido en diferentes contextos.

Nivel Psicomotor de la Taxonomía de Bloom

Elizabeth Simpson desarrolló una de las más conocidas taxonomías educativas referentes al nivel psicomotor, de hecho muchas veces se la ha relacionado con la de Bloom como si fueran parte del mismo programa. Esta taxonomía tiene siete niveles, de los cuales cinco son operativos y dos corresponden a aspectos perceptivos y de preparación para el desarrollo de las destrezas psicomotoras.

La Taxonomía de Bloom para la era digital

El Doctor Andrew Churches, actualizó la versión de la Taxonomía de Bloom para la era digital para que, aunque sigan vigentes las disposiciones que a ella encontramos, fue concebida a sus orígenes para dar respuesta a las necesidades de la escuela tradicional, por lo que se hizo necesario reconfigurarla y orientarla a las nuevas habilidades que se desprenden del uso de las nuevas tecnologías.

Nivel afectivo de la Taxonomía de Bloom

El dominio afectivo (Krathwohl, Bloom, Masía, 1973) describe objetivos de aprendizaje que enfatizan un tono de sentimiento, emoción o grado de aceptación o rechazo. Las metas afectivas van desde la atención a fenómenos seleccionados hasta cualidades de carácter complejo. Estos objetivos se expresan en forma de intereses, actitudes, apreciaciones, valores, conjuntos de emociones o prejuicios.

Leer entradas relacionadas con la Taxonomía de Bloom

(Visited 8.301 times, 4 visits today)