Aprendiendo a definir objetivos

Si queremos que se evalúen, tendrán que conocer los objetivos y si queremos que reconozcan y construyan objetivos, habrá que modelarles esa habilidad. Para asegurarnos de que sus metas sean claras y alcanzables, es importante tener en cuenta ciertas características al definirlas. Aquí te presentamos cuatro puntos fundamentales que les ayudarán a formular objetivos efectivos:

Positivo: Enfócate en lo que quieres lograr

  • En lugar de expresar lo que no deseas, concentra tu energía en lo que realmente aspiras alcanzar. Un objetivo positivo proporciona una dirección clara y motivación.
  • Ejemplo: En lugar de decir «No quiero suspender», formula tu objetivo como «Quiero superar este reto».

Concreto: Especificidad para un camino claro

  • Sé preciso y detallado acerca de lo que quieres lograr. La especificidad te proporciona un camino claro hacia tu objetivo, evitando ambigüedades.
  • Ejemplo: En lugar de decir «Quiero ponerme en forma», sé más específico: «Quiero hacer ejercicio físico tres veces por semana».

Medible: Establece criterios cuantificables

  • Define criterios medibles para evaluar tu progreso. Los objetivos medibles te permiten cuantificar tu éxito y determinar claramente cuándo has alcanzado tu meta.
  • Ejemplo: En lugar de decir «Quiero mejorar en el trabajo», establece un objetivo medible: «Quiero aumentar el tiempo de trabajo semanal en una hora diaria».

Real y adecuado: Objetivos alcanzables y realistas

  • Asegúrate de que tus metas sean alcanzables y realistas según tus circunstancias. Evalúa si cuentas con los recursos y la capacidad necesarios para lograr el objetivo que te has propuesto.
  • Ejemplo: Evita metas poco realistas como «Quiero aprender cinco idiomas en un mes» y opta por algo más alcanzable, como «Quiero dedicar 30 minutos cada día a estudiar y practicar francés durante los próximos tres meses».
(Visited 71 times, 1 visits today)